En este momento estás viendo Supervivencia saludable

Supervivencia saludable

La supervivencia en los casos de cáncer va en aumento, y cada vez hay más estudios e investigaciones que ayudan a los supervivientes a vivir de forma más satisfactoria. Una dieta equilibrada, junto con la práctica de ejercicio moderado, es una de las mejores maneras de favorecer y mantener la salud y la calidad de vida, tanto antes como después de un tratamiento. Algunas de las pautas más habituales para reducir, o minimizar, el riesgo de recaída mientras se disfruta de estilo de vida saludable son:

  • Llevar una diera rica en fibra
  • Cocinar más en casa
  • Mantener un peso saludable
  • Estar físicamente activo
  • Limitar el consumo de alcohol
  • Tener cuidado con el uso de suplementos dietéticos

Estar activo durante toda la vida es tan importante como lo que se come, lo que se bebe, y si se fuma o no. La cantidad de actividad física que una persona realiza puede afectar no sólo a su calidad de vida, sino también a su potencial para desarrollar enfermedades como el cáncer y como otras enfermedades crónicas.

Las investigaciones han demostrado que a medida que envejecemos nuestros niveles de actividad disminuyen, y que esa disminución del ejercicio está asociada directamente con la merma de la esperanza de vida. Por ello es importante fomentar el aumento de la actividad física a cualquier edad.

La motivación para hacer ejercicio difiere en cada persona, algunos valoran la idea de la actividad física y han podido experimentar los beneficios de los ejercicios diarios, como un mejor sueño, una mejor salud mental, una reducción del estrés y de la ansiedad, menor riesgo de depresión, mejores niveles de energía, aumento del tono muscular y mantenimiento de nuestros huesos sanos y fuertes. Algunas personas también tienen una disposición natural para el ejercicio, y puede ser más fácil para ellas estar activas a lo largo de toda su vida. Otras tienen que hacer un esfuerzo mayor para llegar a la práctica de algún ejercicio, lo que supone un trabajo diario, pero sabemos que la recompensa merece la pena (asegurándose siempre de consultar a los profesionales para evitar lesiones).

¡Un poco de actividad física es mejor que nada en absoluto!

Deja una respuesta