En este momento estás viendo Tratamientos más personalizados en el cáncer infantil

Tratamientos más personalizados en el cáncer infantil

Los avances logrados en las últimas décadas han llevado a que más niños y niñas sobrevivan al cáncer, y una mejor comprensión de la enfermedad significa que más pacentes con cáncer recibirán tratamientos personalizados.

Aunque existen muchos tipos diferentes, todos los cánceres comienzan cuando algunas de las células del cuerpo empiezan a crecer sin control, y en ocasiones estas células se propagan a otras partes del cuerpo.

Las leucemias son los tipos de cáncer más frecuentes en los niños, a estos le siguen los cánceres de cerebro, nervios y médula espinal. El linfoma, otro tipo de cáncer de la sangre, también afecta a niños y adolescentes. También los niños y niñas pueden verse afectados por tumores en los ojos, las glándulas suprarrenales, los riñones, los músculos y los huesos.

Entre los tratamientos más comunes para los cánceres infantiles se encuentran la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, usados en combinación o por separado.

La quimioterapia y la radioterapia funcionan eliminando las células cancerosas de crecimiento rápido. Pero este tipo de tratamientos también pueden dañar las células normales, y ese daño puede causar efectos secundarios como infecciones, pérdida de cabello y náuseas, aunque estos efectos a menudo desaparecen. Sin embargo, es posible que otros efectos secundarios, como la pérdida de la audición, no desaparezcan, y algunos pueden aparecer después de haber terminado el tratamiento.

Algunos niños y niñas pueden necesitar otros tratamientos, como la inmunoterapia o un trasplante de células madre, puesto que los diferentes tipos de cáncer necesitan distintos tratamientos.

Hasta hace poco, era común que todos los niños con el mismo tipo de cáncer recibieran los mismos tratamientos, pero el descubrimiento de ciertos cambios genéticos, las llamadas mutaciones en las células cancerosas, que hacen que crezcan sin control, ha comenzado a cambiar esto.

Un nuevo tipo de tratamiento, basado en medicamentos dirigidos, puede bloquear los efectos de estas mutaciones dañinas, dando lugar a que las células cancerosas dejen de crecer o mueran, sin causar tanto daño a las células normales. Los medicamentos dirigidos a menudo tienen menos efectos secundarios que la quimioterapia, y este avance se ha visto favorecido por pruebas más rápidas y económicas para identificar mutaciones del cáncer.

Una gran mayoría de investigadores están probando formas de ampliar la detección de mutaciones genéticas para niños y niñas con cáncer. Por ejemplo, el estudio Pediatric MATCH intenta hacer coincidir la mutación encontrada en el tumor de un niño con un medicamento dirigido a la mutación genética específica, en lugar de a un tipo de cáncer específico.

  • Personalización de los tratamientos

Las células T con CAR son un tratamiento contra el cáncer nuevo y personalizado. Para producir  células T con CAR, se extraen células del sistema inmunitario, llamadas células T, de la sangre de una persona con cáncer. Después las células T se modifican en el laboratorio para que puedan encontrar y eliminar las células cancerosas, y luego millones de estas células de diseño se cultivan y se vuelven a infundir en el paciente.

Estas células T con CAR han supuesto una gran diferencia para los niños y niñas cuya leucemia ha vuelto a aparecer después del tratamiento, y suelen están reservadas para pacientes cuya enfermedad ha vuelto a aparecer o que tienen un alto riesgo de recaída. Ello se debe a que los tratamientos estándar suelen funcionar muy bien y, también, a que la fabricación de las células T con CAR resulta muy cara porque es «a medida».

Los investigadores están probando las llamadas células T con CAR  «listas para usar», que podrían fabricarse en grandes cantidades y usarse para muchos niños y niñas. Esto podría reducir tanto el coste como el tiempo necesarios para fabricarlas. Pero se necesita saber si su efecto va a se duradero y si los efectos secundarios van a ser diferentes, con lo que deben evaluarse más a fondo en estudios clínicos.

Algunos tratamientos contra el cáncer pueden tener «efectos tardíos», efectos secundarios que pueden aparecer meses o incluso años después del tratamiento. Incluyen problemas con el aprendizaje y el desarrollo, daños al corazón y un mayor riesgo de otros tipos de cáncer en etapas posteriores de la vida. Esta es otra razón por la que los investigadores quieren reducir la cantidad de tratamiento siempre que sea posible.

En algunos tratamientos, los efectos tardíos son, por el momento, inevitables, por lo tanto la atención personalizada después del tratamiento, la llamada atención de supervivencia, es fundamental para cualquier niño o niña que haya recibido tratamiento contra el cáncer. Estos planes de atención ayudan a guiar el tipo de atención que los niños y niñas necesitarán para llevar una vida lo más saludable posible. Forma parte del programa completo del tratamiento contra el cáncer, el asegurar que los niños y niñas tengan la mejor calidad de vida posible como supervivientes. El equipo de atención médica será quien pueda proporcionar a las familias toda la información acerca de las diferentes opciones de tratamiento en cada caso concreto.

Deja una respuesta