En este momento estás viendo El Hospital Niño Jesús, un referente en la humanización de la atención sanitaria

El Hospital Niño Jesús, un referente en la humanización de la atención sanitaria

El Hospital Infantil Niño Jesús, de la Comunidad de Madrid, es el centro sanitario que más experiencia tiene en terapias avanzadas para niños de toda España. Comenzó a aplicarlas en el año 2010, y desde entonces más de 100 pacientes pediátricos las han recibido en este hospital. La mayoría son enfermos oncológicos, pero también se han beneficiado de ellas otros niños con enfermedades neurológicas o traumatológicas. Se trata de terapias que utilizan células, genes o tejidos como medicamentos, para abordar enfermedades para las que no existen medicamentos tradicionales por el momento.

Concretamente se ha desarrollado un medicamento, llamado Celyvir, que combina células madres mesenquimales de los niños con un virus oncolítico. Este medicamento es una forma de inmunoterapia avanzada para niños con cáncer. Otro ejemplo es la fabricación de piel para un ensayo clínico internacional de terapia génica para la Epidermolisis Bullosa, una enfermedad rara. 

Toda esta actividad llevada a cabo, así como la que continúa desarrollando en este ámbito, ha dado lugar a la puesta en marcha, dentro del hospital, de la Unidad Clínica de Terapias Avanzadas Pediátricas, integrando no sólo Oncohematología sino también Neuropediatría, Traumatología, Reumatología y Farmacia, entre otros servicios. El hospital cuenta, además, con una Unidad de Producción de Terapia Génica y Terapia Celular (Sala Blanca) especializada en la fabricación de Terapias Avanzadas dirigidas a niños. Se trata de un referente mundial en la investigación y producción de medicamentos biotecnológicos en Pediatría. 

El Hospital Niño Jesús es uno de los mejores ejemplos de integración de la investigación con la asistencia. El centro facilita un entorno en el que prima la humanización de la asistencia sanitaria, que a su vez se traslada a los aspectos que tienen que ver con la investigación, de manera que los investigadores están en contacto permanente con las necesidades de los niños y niñas. Esta cercanía permite orientar la investigación al paciente, y facilita el traspaso de los resultados de la investigación a los ensayos clínicos en los que se aplican estas terapias avanzadas. 

Deja una respuesta